viernes, 23 de abril de 2010

EN SUSURROS



Hoy musitaré en tu oído.

Se irá la palabra por los recovecos de tu mente
filtrándose en la fuentes de las obsesiones de tu cuerpo.

Te diré al oído mil razones
por las que corre mi sangre tan violenta.

Voy a susurrarte mis deseos insondables
a dictarte con detalle el camino del amor.

Te pediré que nunca lo digas.

Que jamás le quites fuego
al pulso sensual que te infundo.

No develes nuestro secreto con la denuncia al aire
(no lo digas de ningún modo en voz alta)
no lo develes a la luz.

Guárdalo esconde con furioso celo lo que diga
déjalo en la tiniebla.

Júrame que nunca,
nunca, nunca.

2 comentarios:

David dijo...

¿Y cuándo a Chile para escuchar de tu voz tus poemas?

Nadine Aleman dijo...

David, respetuoso y querido admirador, finalizando unos compromisos invernales aqui en mi pueblo, estaré unos dias por mi querido Santiago de Chile.
Les avisaré antes para ver de visitarlos en la Universidad para mostrarles mi trabajo nuevo y recibir sus opiniones, que son siempre de un nivel extraordinario y me ayudan a edificar este camino literario.
Un saludo y gracias por estar!